jueves, 28 de julio de 2016

Reseña: Landline por Rainbow Rowell

 

 

Sinopsis: Georgie McCool sabe que su matrimonio está en problemas. Que ha estado en problemas durante mucho tiempo. Ella todavía ama a su esposo, Neal, y Neal todavía la ama, profundamente, pero eso casi parece no importar ahora.Quizás nunca importó.
Dos días antes de que fueran a visitar a la familia de Neal en Omaha por Navidad, Georgie le dice a Neal que no puede ir. Ella es una guionista para televisión, y algo ha surgido con su serie; tiene que quedarse en Los Angeles. Sabe que Neal estará enojado con ella —Neal siempre está un poco enojado con Georgie— pero ella no cuenta con que él tome a las niñas y se vaya sin ella.
Cuando su esposo y las niñas se van al aeropuerto, Georgie se pregunta si finalmente lo ha hecho. Si ha arruinado todo.
Esa noche, Georgie descubre una manera de comunicarse con Neal en el pasado. No es una forma de viaje en el tiempo, no exactamente, pero siente que se le ha dado una oportunidad de arreglar su matrimonio antes de que empiece...
¿Es eso lo que se supone que haga?
¿O Georgie y Neal estarán mejor si su matrimonio jamás se lleva a cabo? 

 


Rainbow Rowell, si no conoces su nombre aún es que no has estado prestando atención a las vitrinas de las librerías últimamente. Eleanor & Park y Fangirl, son probablemente sus libros más populares y conquistado los ranking de 'Libros más leídos' en el género de Literatura Contemporánea Juvenil. 

Con una narrativa simple pero personajes interesantes, su pluma se vuelve muy atrayente. Por ello, es una de mis autoras favoritas. 

Landline, sin embargo, rompe el molde que la hizo famosa alrededor del mundo e incursiona el mundo contemporáneo adulto. En este caso particular sobre una pareja que esta pasando por un mal momento en su matrimonio, porque claro, los años, la rutina, la familia y el trabajo (sobre todo este último) le pasan la cuenta a uno tarde o temprano. 

Han pasado 17 años desde que Georgie vio a Neal por primera vez15 desde que casi la deja. Y 14 desde que se casaron. Ahora, a los 37 y con dos hijas, el matrimonio de Georgie vuelve a pasar por una crisis. Ella decide quedarse en Los Angeles para trabajar en el guión de su nueva serie en la semana de Navidad, cuando se supone que tenían viajar donde su suegra a pasar las festividades, y esto es la gota que rebasa el vaso. Neal se va enojado y se niega a hablar con ella. Georgie está sola y triste, y siente que su matrimonio está terminando, así que se niega a volver a su casa mientras ellos no están. El único lugar en el que puede quedarse es en la casa de su madre, en su antigua habitación. Allí es donde encuentra un viejo teléfono fijo que solía usar y decide llamar a Neal desde allí. Sin embargo el que responde del otro lado es el Neal de hace 15 años y Georgie cree que es una señal, el problema es que no sabe si es algo que puede ayudarla o algo que podría hacer que su matrimonio ni siquiera exista en el presente.  


Tras leer este libro lo primero que pensé es que este libro no es para todos. Los personajes y sus peculiaridades no son del gusto de todos, la problemática puede que requiera de una perspectiva más madura para entenderla y apreciarla, además que hay que superar el elemento mágico de un teléfono que se puede conectar con el pasado sin que se explique mucho detalle. Finalmente, hay que aceptar que quizás la trama no está tan desarrollada como a uno le gustaría (eso es lo que he leído que se le crítica mucho a este libro) pero yo lo veo como la revisión de un momento pequeño dentro de la larga y gran historia entre Georgie y Neal. 

La premisa es atrayente desde el principio porque es algo que todos nos hemos cuestionado en algún momento. Si se nos diera la oportunidad, ¿cambiaríamos algo de nuestra historia pasada? ¿arreglarías algo? aún cuando eso puede significar modificar el presente/futuro.  

Georgie se enfrenta ante esta disyuntiva cuando habla con la versión del pasado de su esposo, pero más que una cosa de tiempo, el poder tener contacto con su versión de hace quince años atrás le ayuda para poder revisar su historia juntos, y reflexionar sobre cómo han cambiado, qué los llevó a ese punto, cuáles fueron sus errores. Especialmente los de ella, porque para ser sinceros una vez que se va conociendo su historia, te das cuenta que Georgie es un personaje muy egoísta, y que ella está consciente de eso, pero ha intentado obviarlo todo este tiempo. Ella sabe Neal ha dejado muchas cosas por su bien, pero intenta no pensar en ello hasta que se ve enfrentada a esta situación. 

Neal, por otro lado, es bastante peculiar. No es alguien particularmente comunicativo o sociable, y en parte eso es algo que afecta mucho su relación. De todas maneras, cuando recién se conocen estas características de él le intrigan a Georgie más que cualquier otra cosa (eso y sus ilustraciones). Pero a medida que tenemos acceso a estos flashbacks en donde se les ve interactuando y el desarrollo de su historia amorosa, le tomas cariño y te das cuenta que es perfecto para ella.


"Te amo más de lo que odio todo lo demás."
Para finalizar este comentario sobre los personajes, reconoceré la existencia de Seth. Mejor amigo de Georgie desde la universidad, co-escritor de todas sus obras y quién a veces hace las cosas complicadas para esta pareja, pero nada preocupante. 

    [Como siempre algo que me encanta de los personajes de Rainbow es que ninguno es perfecto]
- Sólo porque ames a alguien- Prosiguió Georgie - no significa que las vidas de ambos vayan a encajar perfectamente.
- Ninguna vida se ajusta completamente a otra - señaló Neal-. Para encajar, hay que estar dispuesto a hacer un esfuerzo. Es un proceso que dos personan llevan a cabo... porque se aman.

Tras terminar este libro me quedé con muchas una mezcla de emociones, lo disfruté, lo encontré tierno, reí, lloré y me quedé pensando en el amor. En conclusión, me encantó. 

 Sí, soy una romántica empedernida, para mí ya no hay salvación. Para los que no llegan a este punto, corran mientras puedan.

Calificación Final: 4.5/5