viernes, 29 de julio de 2016

Todo Todo por Nicola Yoon

Hola a todos! Nueva reseña en el blog de un libro que terminé hace bastante pero por falta de tiempo no pude escribir; Así que tomando como excusa el aniversario del blog me he animado a publicar AL FIN! una reseña. Es un libro que a mi parecer es poco conocido, y de hecho si no hubiese sido por una conocida booktuber nunca hubiese sabido de su existencia. Espero la disfruten :)

Información
Nombre Original: Everything Everything
Autora: Nicola Yoon
Género: Romance/Contemporáneo
Páginas: 320
Editorial: SM
Año de publicación:2014 
Año de publicación español: 2015

Madeline es alérgica al mundo exterior.
Tan alérgica,de hecho, que no salido de su casa en 17 años. 
Ni siquiera se lo había planteado hasta que ese chico de ojos 
azules se muda a la casa de al lado, ¿Que tendrá Olly que lo 
hace tan especial?. ¿Que tendrá Olly para hacer que la realidad 
de Madeline se tambalee? 

Desde el momento que escuché acerca de este libro tuve la intención de leerlo, sé que había sido traducido al español y lanzado en España pero como sucede con muchos libros desconocía si llegaría a mi país, por lo que me lleve una muy grata sorpresa cuando me enteré que sm lanzaría este libro en Chile.
Todo Todo sigue la historia de Madeline una chica de 17 años que padece de SCID (siglas en inglés) o más conocido como la condición de niño burbuja, es decir, que es alérgica al mundo y por tanto debe tomar una serie de medidas para estar protegida, lo que la ha obligado a estar en su casa encerrada prácticamente toda su vida solo con la ayuda de su madre y Carla, su enfermera. Maddie se ha acostumbrado a la rutina que es su vida, refugiándose en los libros y en sus clases, pero cuando llegan nuevos vecinos a la casa de al lado,Maddie se empieza a cuestionar el cómo está viviendo y por primera vez empieza a desear más de lo que puede tener.

Primero que todo debo decir que es un libro que me fascinado de principio a fin y es que desde la primera línea  "He leído más libros que tú." supe que era la clase de libro que terminaría por enamorarme y es que a pesar de ser un romance juvenil/ contemporáneo, me sorprendí gratamente con lo que encontré dado que la forma en que escribe Nicola Yoon y como lleva la historia es fantástica, si bien hubieron ciertos detalles que no me terminaron de convencer, debo admitir que cada vez que pienso en este libro una sonrisa se forma en mi cara, y es que sacó todo el lado "nena" que llevo en mí, pero mejor vamos por parte!

Este libro ha sido una montaña rusa de emociones, reí a carcajadas, me enamoré y me molesté, y es que Nicola Yoon logra que nos podamos relacionar con Maddie y lo que está viviendo, esto principalmente porque conocemos esta historia a través de los ojos de esta y nos metemos en lleno en como ha sido su vida estos 17 años en su hogar. Creo que el principal acierto de este libro es la manera en que está escrito, la autora tiene una manera única e innovadora de contarnos esta historia, dado que a lo largo del libro nos encontramos con los informes médicos, entradas de blog, páginas webs, conversaciones de chat y otros de la protagonista, rompiendo con el formato tradicional de narración, lo que hace mucho más llevadera y amena la lectura, esto junto con los capítulos que no duran más de cinco páginas hacen que termines el libro en un parpadeo.

Diría que la historia en sí no es nada del otro mundo o maravillosa, pero son los personajes y las relaciones de estos lo que hacen el libro interesante. Tenemos a Maddie una adolescente ad-portas de volverse un adulto que pese a ello carece de toda experiencia real, sus clases son online, compra sus cosas por internet y dado que para poder entrar a su casa se debe pasar por un complejo procedimiento de desinfección carece de otra compañía que no sea la de su sobreprotectora madre o su enfermera Carla pero ya que creció con está rutina nunca se ha quejado ni deseado nada más, pero tras la llegada de una nueva familia y con ello un chico llamado Olly cercano a su edad le es inevitable sentir curiosidad por él (principalmente porque a diferencia del resto de su familia Olly es impredecible) especialmente porque Olly parece tan interesado en Madeline como ella en él pero dado al miedo que siente Madeline de decepcionarlo y que comience a sentir lástima por ella debido a su condición decide iniciar una relación de amistad vía mensajes de chat; Maddie es un personaje con el que fácilmente me encariñe, es dulce, inteligente e inocente y una de las cosas que mas me gustó es que pese a su condición en ningún momento se compadece de sí misma, me maravillo el como ve y siente el mundo. 

Olly (amor eterno hacia él *-*) está en su último año de escuela, siempre viste ropa negra y está saltando desde considerables alturas, pese a su imagen un poco sobrecogedora al principio fue el personajes más tierno y considerado que he leído en mucho tiempo, sinceramente me sorprendió lo mucho que me gustó y cuán profundos y verdaderos eran sus sentimientos por Maddie, y es que pese a todo lo que va sucediendo en la historia, en vez de asustarse (que tiende a ser lo normal) se aferra a Maddie principalmente porque ellos logran entenderse a otro nivel. Olly tiene problemas en su casa y dado que todo se mantiene en secreto, durante mucho tiempo ha tenido que contenerlo en su interior y el conocer a Madeline es una vía de escape a todo ello. La relación que se va formando es muy tierna y creo que es inevitable el querer que tengan un final feliz por difícil que eso sea posible. 
Tenemos a personajes que conocemos en menor profundidad pero que en cierta medida son importantisímos en el desarrollo de la novela, la madre de Madeline que si bien al principio del libro entiendes el porqué de su accionar dado que perdió a su esposo e hijo en un accidente y tiene que lidiar con la enfermedad de su hija, terminas por querer abofetearla (si, así de mal) por lo egoísta que puede llegar a ser; Carla la enfermera de Maddie que la ha visto crecer, es su segunda mamá y es la que la impulsa a hablar con Olly en un principìo, por lejos uno de mis personajes favoritos, amé a esta mujer de principio a fin y por último tenemos a la familia de Olly que si bien no hace demasiado acto de presencia explica el por qué Olly es de la forma que es. 

Uno de los puntos que más me gustó de este libro (aparte de el como está escrito) fue la historia de amor, sé que a momentos puede ser un tanto precipitada y te parece que todo sucede demasiado rápido pero eso no fue un impedimento para que me gustará menos, lo cierto es que la relación que nace entre Olly y Madeline a través de esas conversaciones de chat me encantó; Pese a que todo comienza por curiosidad de ambas partes por saber quien estaba al otro lado de la ventana, conectan de inmediato y se hacen amigos fácilmente, ambos se entienden a otro nivel y como lector logras captar eso, es por ello que se te hace natural el que luego comiencen a tener sentimientos por el otro. La novela a pesar de ser de romance no cae en lo cursi ni en lo empalagoso, lo que agradezco muchísimo dado que no puedo soportar esas clases de relaciones. 

Lo otro que voy a destacar y voy a ser concisa en esto porque no quiero dar spoilers, fue el plot twist que dio la historia, y es que me imaginé muchísimas opciones de finales en mi cabeza pero jamás pensé el como se iba a llegar a ese final. Fue inesperado, mucho más que el propio final. 



Creo que los únicos peros (la verdad es que hay más , pero en esta reseña mis emociones están mandando y no así mi objetividad) de la novela es que me hubiese conocer en mayor profundidad a los personajes, dado que como es una historia de amor (y lo puedo entender) se centra demasiado en los protagonistas y por ende no logramos conocer a los demás personajes como quisiéramos y eso también se debe a el como está escrito el libro dado que muchas veces un capítulo duraba media plana. El otro pero es la enfermedad de Maddie, ya que sentí que faltó mayor entendimiento de esta, básicamente la única información que tienes es que es alérgica al mundo y por ello vive encerrada, entiendo que es una novela juvenil y no me dan a dar un informe con todos los detalles pero si me hubiese gustado entender mejor su enfermedad, muchas de las dudas que surgían las tuve que averiguar yo por mi parte.

Sé y debo admitir que este libro no es una obra maestra y puede que halla libros que están mucho mejor escritos y desarrollados que este, pero por alguna razón que hasta yo misma no entiendo por completo, Todo Todo caló fondo en mí y le agarré un cariño enorme a este libro y sus protagonistas como no lo hacía hace muchísimo tiempo en esta clase de novelas. Siento que a pesar de pertenecer a  un género que por lo general es un poco "superficial" dado a el cliché en que tienden a caer y que las historias son más de lo mismo, la autora buscó lograr algo más con su novela y siento que lo logró, definitivamente Todo Todo destaca por sobre los demás libros. 


Si la novela juvenil es lo suyo animense a leer este libro y espero lo disfruten tanto como yo. Nos vemos en una próxima reseña :)